Tach’anán 
Matilde Vázquez García

Akxni ixkgakgá chu ninaj xtaxtuyachi lan chichiní, matakuxtuná nimá xwanikán Antonio xkilhta tak'ilh, taxtonkglhi, lakgachakgalh, astán putsalh ktsu ixk'iwi chu ktsu ixpuch'akgan. Alh nak pukuxi chu tsukulh lakkaxlhawá ixkuxi nimá ama ch'an. Astán, Xawana, ixpuskát, wanilh: ‘katát waya chaw, klhawanín xatach'ula pakglhch'apin chu xatatsili kgalhwat. Nawayankgoya chi napina skuja, xalan natachín mimakgtayananín’. 

-Chu Antonio alh wayantak'ilh. Akxni wayankgólh tiyalh kilhtúm pokge chuchut kgalhch'akgalh. Astán ampá nak pukuxi tiyalh ixlich'anat, talakgxpinulh ixpuxtokgo ni ixpujunít ixkuxi, tayalh kkilhtín, ixlipuntsú tachilh ti ixta'amana tamakgtayá chu ta'alh tach'án nak katukuxtu. 

-Antonio xkilhta matsukilh taskujut xlakata nisnún na'akgchichín. Ixlá chatúm skulujwa chixkú lhan lhawá ixtaskujut ixlakata xamakgapitsi natastalaní chu akxni tastunuyachi lhakg talhawanít ixtaskujutkán. Astán ta'án tajaxa ixtampín lanka tsukswat. Antonio tawilalh nak chiwix, kilhtayalh ixchuchut, kgotnalh, ixkgakgma, xlinekgekán ixtakgnu chu xkgalhí ixkgalhtastunat.

-Chilh Xawana, limilh ixtawá nak ixkgaxi, tsukulh kamujuní ixtakgchuyujun xtilan chu kaliminilh xkutankgela. Akxni tawayankgólh talhawaparalh a titsú, chu smalankganalh chanananín ta'alh nak ixchikkán. -Antonio nich'ankgólh, akgataxtulh ixkuxi, mak'ilh, ixlich'alí nalhawakgoyachi. 

-Antonio jaxa, ixpakgkana lixapalh ixchaxpán, ix'akgspún snapapa klhakgat. ¡Laksipankgoní! ¡Kgoluta'! Takgalhchiwinalh ixpuskát, wanilh: ‘ix'itat kuxi nakch'aninitilhá talhtsi akunkalin, stapu chu wix naxpuyujmiyapi ixtalhtsi pin chu pakglhcha’. 

-Xlipuntsú linekgekán ixtakgnu, aks tawilá, lakán nak ixtach'anán, lakpuwanán, chuná akgásputli ixchichiní.


La siembra 
Matilde Vázquez García  

  Al amanecer, cuando aún no salía el deslumbrante sol; el campesino llamado Antonio se levantó temprano; se estiró, se lavó la cara y luego fue en busca de un palo (sembrador) y su batea pequeña. En la troje comenzó a preparar su maíz que iba a sembrar. Luego, Juana, su mujer, le dijo: ‘ven a almorzar, te hice unas enchiladas de tomate chiquito con chile verde y unos huevos fritos. Come, luego ya te vas a trabajar; a lo mejor no tardan en llegar tus ayudantes’. 

Así, Antonio comenzó a almorzar. Cuando terminó agarró una jícara con agua y haciendo buches se enjuagó la boca. Después fue a la troje, nuevamente agarró su espeque, se colgó el morral que contenía el maíz y salió al patio. Al poco rato, llegaron los que lo iban a ayudar y todos se encaminaron hacia la milpa para sembrar.

Antonio comenzó a trabajar temprano para no asolearse mucho. Él era un hombre trabajador; sabía hacer su trabajo para que los demás lo siguieran. Asi al medio día ya habían avanzado algo. Poco después del medio día, se fueron a descansar debajo de una palma grande. Antonio se sentó sobre una piedra, empinándose su guaje de agua. ¡Estaba sudando! Con su sombrero se echaba aire y así esperó la comida hasta que llegó Juana, quien traía la comida en su batea. Después de que llegó, comenzó a servir chilpozón de pollo y atole agrio. Al terminar de comer nuevamente reanudaron su trabajo e hicieron otro tramo. ¡Atardeció! Los sembradores se fueron a sus casas. 

Antonio no acabó de sembrar, le sobró maíz, lo guardó para regresar a terminar al día siguiente. Antonio decidió descansar, con su mano derecha empezó a sobarse la pierna sobre su ropa blanca. ¡Estaba adolorido! ¡Ya estaba viejo! Platicó con su mujer y le dijo: ‘en medio de la milpa sembraré pipián, ajonjolí y frijol. Y tú, regarás las semillas de chile seco y tomate chiquito’. 

Antonio se mantenía quieto y pensativo mirando hacia la siembra echándose aire con el sombrero y así acabó su día.