Jack vivía con su madre, que era viuda, en una cabaña del bosque. Como con el tiempo fue empeorando la situación familiar, la madre determinó mandar a Periquín a la ciudad, para que allí intentase vender la única vaca que poseían.


Jack ish la ma kun ish tse in ninit ish pareja nak aktum ktsu akshtaka nak ka kiwin pasarlal kilta ma ku yantu ta katlil kun ish familia ish tse lak puwa malakachal periquin nak ciudad shalaka ana' tlan sda' tantum ish wakash nima ishta Katlí.



El niño se puso en camino, llevando atado con una cuerda al animal, y se encontró con un hombre que llevaba un saquito de habichuelas. 
-Son maravillosas -explicó aquel hombre-. Si te gustan,te las daré a cambio de la vaca.
Así lo hizo Jack, y volvió muy contento a su casa. Pero la viuda, disgustada al ver la necedad del muchacho, cogió las habichuelas y las arrojó a la calle. Después se puso a llorar.


Ktsu kawasa chipal tigia lintitla kun aktum tasia ish kitgtanga y tatanoktil chatum chishku ish lin ktsu gkushtal avichuelas lag kama wanll a má chishku para la katilla k li lakshtapalinillan min wakash 
Chu tlawal Jack y taspitii pasha watitla chal ish aktaka pero ish tse ish tsitsima akshilima la ishta pashtokmana chipal avichuelas ka chipal ka makal k-tigia y tsukul tatsai.




Cuando se levantó Jack al día siguiente, fue grande su sorpresa al ver que las habichuelas habían crecido tanto durante la noche, que las ramas se perdían de vista.


ashni takil Jack shlichali ni ish kang la tu ish akshilima ish avichuelas ish ta stakinit langa langa shala tsisni ishta tsanka ish kalchakan ni ishta tasi





Se puso Jack a trepar por la planta, y sube que sube, llegó a un país desconocido.   


Jack tsukul takshtunan nak ama kiwitakshtul takshtul chal nak aktum likitamakul ni nilakapasnan.




 



Entró en un castillo y vio a un malvado gigante que tenía un ganso que ponía un huevo de oro cada vez que él se lo mandaba.


Tanul nak aktum castillo y alshilli chatum malvado langa chish ku Katí ish Katlí tantum ganzo ish wili ish kalwat la ovo ashni ishla ish mapaksi.






Esperó el niño a que el gigante se durmiera, y tomando la gallina, escapó con ella. 
La madre se puso muy contenta. Y así fueron vendiendo los huevos de oro, y con su producto vivieron tranquilos mucho tiempo.


Katlil tsu kawas kaltatal cha langa y chipal ish shtilan y tsalal ish tse pashawal y ta sta stitlal ish kalwat shlo oro y kun ama ishta stat tlanta la tamal tluwa kiltamaku.
 



Hasta que el ganso murio y Jack tuvo que trepar por la planta otra vez, dirigiéndose al castillo del gigante. Se escondió tras una cortina y pudo observar como el dueño del castillo iba contando monedas de oro que sacaba de un bolsón de cuero.


asta ashni ganzo nil y Jack takshtupa nak ama kiwi champa nak castillo ni ish lama ama langa chishku ta-tsekli nak shken cortina y tsukul alshila ama chishku la ish putlake titla ishtumin la oro ish matuku titla nak tsujkushtal la shuwa.




En cuanto se durmió el gigante, salió Jack y, recogiéndo el talego de oro, echo a correr hacia la planta gigantesca y bajó a su casa.

Ashni itatal ama langa chishku tashtul Jack y sak li ama kushtal la oro y tsa la'l tlata ni ish si langa wiki y taktal nak ish akshtaka.

 

 



Así la viuda y su hijo tuvieron dinero para ir viviendo mucho tiempo. Sin embargo, llegó un día en que el bolsón de cuero del dinero quedó completamente vacío.


Y chu ishtsé kun ish kawasa ta katlil tumin shlaka na ta latama mas likilta-maku laol tumin nima ish tajuma nak kushtal.


Se subio Jack por tercera vez a las ramas de la planta, y fue escalándolas hasta llegar a la cima.  Desde su escondite vió Jack que el gigante se tumbaba en un sofá, y un arpa, oh maravilla!, tocaba sóla.
El gigante, mientras escuchaba aquella melodía, fue cayendo en el sueño poco a poco.


Takshtupa Jack ish li maktutu nak ama langa kiwi takshtul asta chal ksipi nak ni tatseka ak shilli Jack ama langa sofá y aktum arpa oh lan , lan!
Mientras ish ka shmata ama melodia laka tsutitatatitlal.




Apenas le vió asi Jack, cogió el arpa y echó a correr. Pero el arpa estaba encantada y, al ser tomada por Jack, empezó a gritar: 
-Eh, señor amo, despierte usted, que me roban!
Viendo lo que ocurria, el gigante salió en persecusión de Jack.   



Apenas akshil li Jack chipal ama arfa y tsukul tsalanan pero ama arpa ish encantar la nit y ashli chipal Jack tsukul akdatsa: chishku amo ka stakngnti wix kin katlamakáa kxxil lí langa chixku tu ixlama dataxku Jack.



Jack se daba mucha prisa, pero, al mirar hacia la altura, vio que también el gigante descendía hacia él.
No había tiempo que perder, y así que gritó Periquín a su madre: 
 -Madre, traigame el hacha en seguida, que me persigue el gigante!



Jack ish laka pala pero lakal ktal-man akshilli kati na ishtaktama lana chixku ni la shmaktsanka kiltama ku y tsukul aktsa periquin shtse: -tsé, kakin maka dani hacha ka laka pala kinputlakanit langa chixku.

 




Acudió la madre con el hacha, y Jack, de un certero golpe, cortó el tronco de la trágica habichuela.
Al caer, el gigante se estrelló, y así cortando camino con el pais desconocido, Jack y su madre vivieron felices con el arpa que pronto se convirtio en su amiga.

FIN.


Linil xa tsé hacha, y Jack, maktum maxkil tankal langa kiwi avichuela. Tangal tigia xla tunu pulatam mat niti laka pasnan.
Jack y ix tsé li paxaw ta la tamal con ix arpa laka pala amiga ta la I sputli lichiwin